Ikigai, el secreto japonés que puede tener la clave de la felicidad en la vida y en el trabajo

Tabla de contenido

En la cultura de Okinawa, el ikigai se entiende como un método para tener una razón de ser, disfrutar de la vida, para sentirnos más plenos y encarnar la idea de la felicidad de vivir. Se le asocia con un diagrama de Venn con cuatro cualidades que se superponen

  • Qué es lo que amas
  • Qué sabes hacer bien
  • Por lo que otros pagarían
  • Lo que ofreces al mundo

El término ikigai se compone de dos palabras japonesas: (iki 生き) que se refiere a la vida; y (gai 甲斐) que describe valor o mérito.

Esencialmente, es la razón de ser

La palabra ikigai se utiliza generalmente para indicar la fuente del valor de la vida de uno, o las cosas que hacen que la vida valga la pena. En segundo lugar, la palabra se utiliza para referirse a las circunstancias mentales y espirituales en las que las personas sienten que sus vidas son valiosas. No está necesariamente ligada a la situación económica personal, o al estado actual de la sociedad. Incluso si una persona siente que el presente es sombrío, pero tiene un objetivo en mente, puede sentir el ikigai. Los comportamientos que nos hacen sentir el ikigai no son acciones que nos vemos obligados a llevar a cabo, sino acciones naturales y espontáneas.

¿Cómo puedes definir tu propio Ikigai?

Para encontrar tu Ikigai, tendrás que concedete el placer de hacer lo que amas, piensa en esa actividad que estarías dispuesto a hacer con tanto gusto que ni siquiera notas pasar el tiempo y la realizarías con pasión todos los días de tu vida.

En primer lugar, coge un papel y dibuja cuatro círculos iguales. Dentro de uno de los círculos vas a definir todo lo que amas, en otro escribirás todo lo que se te da realmente bien, en el tercero tienes que reflejar aquello que sabes hacer y crees que te pagarían por ello, y por último, en el cuarto círculo tendrás que especificar aquello que crees que puedes aportar al mundo para que sea mejor.

Es importante que rellenes los puntos poniendo en cada uno de ellos la mayor cantidad de información que puedas, si tienes pocas ideas visualiza tu vida actual y lo que podrías aprender en un plazo de tiempo, si eres realmente bueno debes saber que debe ser algo que te apasione, actividades realistas chicos, vamos que también es necesario ser conscientes de nuestras habilidades, recuerda eso que te apasiona hacer y piensa como podrías ser retribuido, solemos ser bastante críticos con nosotros mismos y tendemos a infravalorar nuestras aptitudes, sí estás sintiéndote así te recomiendo que pidas consejo a personas de tu confianza que aportarán un punto de vista más objetivo sobre todas tus cualidades, éxito con eso que te cuesta ver, estoy segura de que lo sabrás.

Al finalizar este paso tu diagrama quedará así:

Cuando se alcanza o durante el camino de alcanzarlo, el ikigai nos ayuda a superar circunstancias estresantes, replanteándonos con ello nuestras vidas y encontrando en ello el significado de nuestra razón de ser, que nos aporta motivación y felicidad diaria.

¡Genial! ¿verdad? Ahora vamos dar el siguiente paso en la creación de tu Ikigai. Para ello deberás fijarte cuando unimos estos círculos descubrimos uno de los cuatro pilares en los que se sustenta nuestro Ikigai:

  • En el lugar donde se unen el círculo rojo y el círculo amarillo, es decir, donde se une lo que amas con lo que se te da bien, encontrarás tu pasión.
  • Dónde se unen el círculo amarillo con el verde, se unifica por una parte, lo que se te da bien y por otra, aquello por lo que otros estarían dispuestos a pagar. Ahí es donde podrás encontrar tu profesión.
  • Tu vocación podrás descubrirla en el lugar donde se une aquello por lo que otros te pagarían con lo que tu piensas que podrías aportar al mundo. Es el punto de unión entre el círculo verde y el azul.
  • Y por último, cuando se une lo que de verdad te gusta hacer, es decir, el círculo rojo con lo que puedes hacer por los demás, el círculo azul, es donde podrás encontrar tu misión en la vida.

La clave Japonesa para ser feliz, valores diversos

Ikigai es lo que te permite desear que llegue el futuro, incluso si te sientes mal en el presente.

Hay muchos libros que tratan el asunto, Ikigai-ni-tsuite («Sobre el Ikigai«), publicado en 1966, es considerado como la biblia sobre el tema.

Su autora, Mieko Kamiya, explica que como palabra ikigai es similar a «felicidad», pero tiene una sutil diferencia de matices, se trata de aquello que nos permite mirar hacia el futuro, incluso ante un presente miserable.

Sin embargo, el ‘ikigai’ en Japón no tiene que ver directamente ni con el trabajo ni con el sueldo. De hecho, en una encuesta llevada a cabo en 2010 solo un 31% de los nipones entendía su ocupación como un sinónimo de ‘ikigai’.

Conocerlo no es suficiente. El término no designa un comportamiento pasivo, sino propósito en acción

Además casi el 25% de los empleados japoneses trabajan más de 80 horas extra al mes, y eso trae consecuencias trágicas en forma de muerte como el karoshi, lo que significa abandonar este mundo por exceso de trabajo.

Gordon Matthew, profesor de antropología en la Universidad de Hong Kong, explica en el referido artículo de ‘The Telegraph’ que

“No se trata del principio para el que vives. No es el motivo por el que te levantas todas las mañanas. Se trata de algo mucho más reducido, situado delante tuya y además de forma muy directa”.

Gordon Matthew

  • Comienza analizando lo que tienes delante.
  • Recuerda siempre por qué ese algo especial es tan importante.
  • Reflexiona acerca de por qué haces lo que haces. Quizás odias a tu jefe y a tu trabajo, pero al llegar a casa tienes una familia maravillosa que explica todo ese esfuerzo y sacrificio, pero recuerda que importa tu felicidad.
  • Tómate tu tiempo para decidir. Es importante encontrar una pareja, un empleo o unas amistades que conecten contigo. No es una tarea fácil y no se consigue tampoco en unos pocos días.
  • El ‘ikigai’ es maleable, puede ser que ames a tu pareja con locura, pero puede ocurrir también que por mil motivos mañana no esté ahí. Todos pueden verse afectados por la desgracia y tú no eres más especial que nadie.
  • Revisa tu ‘ikigai’ de vez en cuando. Lo que es fundamental para ti con 20 años puede no serlo con 40.

¿Los Secretos De Japón Para Una Vida Larga Y Feliz?

Dependienta anciana en el mercado de Makeshi en Okinawa. (iStock)

Japón es uno de los países con mayor expectativa de vida en el mundo. Según cifras oficiales del país, 87 años para las mujeres y 81 para los hombres.

Autor de «El secreto de las zonas azules: come y vive como la gente más saludable del planeta», Dan Buettner, considera que el concepto de ikigai contribuye con esa longevidad.

Los ancianos jubilados de esta zona de Japón entienden que su razón de existir va mucho más allá de su labor pretérita como trabajadores activos: “La gente mayor está muy valorada y ellos se sienten obligados a transmitir su sabiduría a las generaciones más jóvenes”. Okinawa posee la mayor cantidad de centenarios del planeta en proporción al total de su población: “Viven de media siete años más que un americano”.

Todos tenemos algo que nos convierte en especiales, busca el punto en el que se unen todos los pilares. Encuéntralo y a partir de ahí seguro disfrutarás de una existencia de plena felicidad y satisfacción.

7 Principios del Ikigai

  1. Mantente positivo, nunca te rindas: Quien abandona las cosas que ama y sabe hacer, pierde el sentido de su vida. Los centenarios habitantes del pueblecito de Okinawa seguían realizando actividades más propias de otras edades según la cultura occidental.
  2. Calma: Caminando despacio se llega lejos. No hay prisa, solo tienes esta vida, disfruta cada instante.
  3. Sonríe: Una actitud afable hace amigos y relaja a la propia persona. La sonrisa abre puertas y nos conecta con nuestra parte positiva.  No hay que olvidar el privilegio de estar aquí y ahora en este universo lleno de posibilidades.
  4. Da las gracias: Dedica un momento del día a dar las gracias y aumentarás tu caudal de felicidad. Muestra gratitud con los que te rodean, con la naturaleza, con la vida. Te sentirás dichoso de estar vivo.
  5. Vive el momento Dejemos de mirar a nuestro pasado y de tener miedo al futuro. Todo lo que tienes es el día de hoy. Tenemos que apagar el piloto automático. Quizás practicar la meditación te ayude a centrarte en el aquí y ahora.
  6. Rodeate de personas que te sumen: Son el mejor antídoto para disolver las preocupaciones. Las relaciones de amistad son un gran elixir para poder cumplir nuestro ikigai. Conoce gente, importante que sepamos que dentro de cada uno de nosotros hay una pasión, un talento único que da sentido a nuestros días y si no lo has encontrado aún, tu próxima objetivo podría ser encontrarlo.
  7. Sigue tu ikigai Es importante que sepamos que dentro de cada uno de nosotros  hay una pasión, un talento único que da sentido a nuestros días y si no lo has encontrado aún, tu próxima objetivo podría ser encontrarlo.

Algunos libros acerca del Ikigai

  • ‘Ikigai-ni-tsuite’ (sobre el ‘ikigai’), de Mieko Kamiya. Publicado en 1966.
  • Ikigai: los secretos de Japón para una vida larga y feliz. Héctor García y Francesc Miralles
  • El método Ikigai. Héctor García y Francesc Miralles
  • Encuentra tu ikigai. Lemke Bettina.

Desde mi punto de vista quise hablar de este término porque me ha servido, sé que se siente estar sin saber que quieres en tu vida, me he sentido así unas buenas temporadas de mi vida y creo que esta es una fórmula de ayuda para conocernos, claro hay más formas yo solo estoy aportando una idea más, creo que sirve para ver las metas con un punto de partida y sentir que das un paso al frente, es parte de la vida aceptar los cambios y de esa misma manera saber la naturaleza maleable del ikigai, aprende a conectar espacios que no veíamos.

Las 7 necesidades de Ikigai

En su libro, Ikigai ni Tsuite, Kamiya afirmó que para que un individuo experimente ikigai-kan, deben satisfacerse siete tipos de necesidades personales.

Estas siete necesidades son:

  • la necesidad de satisfacción con la vida
  • la necesidad de cambio y crecimiento
  • la necesidad de un futuro brillante
  • la necesidad de resonancia
  • la necesidad de libertad
  • la necesidad de autorrealización
  • y la necesidad de significado y valor

Kamiya señaló que dependiendo de cada individuo, el deseo y la combinación de estas necesidades requeridas para experimentar la conciencia de ikigai variarían de persona a persona. Además, no era necesario satisfacer las siete necesidades, que la combinación de estas necesidades sería diferente dependiendo de cada fuente de ikigai, y muchas personas tendrían otras necesidades además de estas siete.

Lo que debe entenderse es que estas fueron las siete necesidades principales que descubrió que eran de mayor importancia para los pacientes que trató que habían sufrido «una pérdida grave de ikigai». Es interesante, y quizás no sorprendente, observar que estas siete necesidades son muy similares a las necesidades psicológicas y de autorrealización de la jerarquía de necesidades de Maslow: amor y pertenencia, sentimiento de realización y autoestima.

Te dejaré de regalo una plantilla para que puedas descargar y practicar tu ikiɡai

Deja un comentario